top of page

Esto le Pasa a TU Cuerpo si Empiezas a Hacer PLANCHAS a Diario !

El planking es un ejercicio que, aunque pueda parecer sencillo, esconde un poder inmenso en su práctica regular. En tu búsqueda por mejorar tu salud y bienestar, es posible que hayas escuchado sobre los beneficios de las planchas, pero ¿te has detenido a explorar verdaderamente su potencial? Las planchas son más que una moda pasajera en el mundo del fitness; son una herramienta poderosa para fortalecer tu cuerpo y mente.


La esencia del planking reside en su capacidad para trabajar múltiples grupos musculares simultáneamente. No solo estás fortaleciendo tu núcleo central, sino que también estás involucrando tus brazos, hombros, glúteos y piernas. Esta integración de músculos promueve un cuerpo más equilibrado y una postura mejorada, lo que a su vez puede aliviar dolores y mejorar tu rendimiento en otras actividades físicas.


Además, las planchas son increíblemente versátiles. Puedes realizarlas en casi cualquier lugar y en cualquier momento, sin necesidad de equipo especial. Esto las convierte en el ejercicio perfecto para aquellos con horarios apretados o con acceso limitado a un gimnasio. Ahora, profundicemos más en lo que ocurre dentro de tu cuerpo cuando haces planchas.





Entendiendo la anatomía de una plancha


Al adoptar la posición de plancha, tu cuerpo debe alinearse de la cabeza a los talones como una tabla. La postura correcta es crucial para activar los músculos adecuados y obtener los máximos beneficios. Tus codos o manos deben estar directamente debajo de tus hombros, y tus abdominales deben estar contraídos para evitar que tu espalda se hunda o se arquee.


En una plancha, estás trabajando principalmente el grupo de músculos conocido como el "core". Este grupo incluye el recto abdominal, los oblicuos y los músculos transversos del abdomen, así como los músculos de la espalda baja. Pero más allá del core, las planchas también requieren la activación de los músculos estabilizadores en los hombros, pecho, caderas y piernas.


Una correcta técnica no solo previene lesiones sino que también asegura que estás optimizando cada segundo del ejercicio. Con el tiempo, mejorarás la resistencia de estos músculos, lo que te permitirá mantener la plancha por más tiempo y con mayor eficacia. Esta es la anatomía de un ejercicio completo que, a primera vista, podría subestimarse por su simplicidad.





La ciencia detrás de las planchas y su impacto en tu cuerpo


La efectividad de las planchas se encuentra en la isometría, que es la contracción muscular que ocurre sin un cambio significativo en la longitud del músculo. Cuando mantienes una plancha, estás ejerciendo tensión constante en un amplio grupo de músculos, lo que mejora su fuerza y resistencia.


Investigaciones científicas han demostrado que los ejercicios isométricos como las planchas pueden aumentar significativamente la fuerza muscular y la resistencia. Además, al realizar planchas diariamente, estás mejorando la conexión neuromuscular, lo que significa que tu cerebro se vuelve más eficiente al enviar señales a tus músculos para que se activen y trabajen juntos.


Otro aspecto importante es la estabilización. Las planchas te obligan a mantener una posición estable durante un período prolongado, lo cual es fundamental para desarrollar un core fuerte. Un core fuerte es esencial no solo para realizar actividades físicas sino también para las tareas diarias, ya que ayuda a proteger tu columna vertebral y a disminuir el riesgo de lesiones.





Cómo las planchas diarias pueden revolucionar tu salud


Integrar las planchas en tu rutina diaria puede ser un cambio de juego para tu salud. Al hacer planchas todos los días, estás comprometiéndote con un ejercicio que promueve la pérdida de peso, mejora la postura y aumenta la flexibilidad. Las planchas también pueden ser un excelente ejercicio de calentamiento o enfriamiento, ya que preparan tus músculos para el movimiento y ayudan a reducir la rigidez después de un entrenamiento.


Una de las ventajas de las planchas es que pueden ayudar a reducir la grasa abdominal. Aunque no son un ejercicio de quema de calorías de alta intensidad como el running o el ciclismo, las planchas ayudan a construir masa muscular, lo que a su vez puede aumentar tu tasa metabólica en reposo. Esto significa que estarás quemando más calorías incluso cuando no estés ejercitándote.


Además, al fortalecer tu core, estás mejorando tu equilibrio y estabilidad, lo que puede traducirse en un mejor desempeño atlético. Deportistas de diversas disciplinas incluyen las planchas en sus entrenamientos para mejorar su capacidad de generar potencia desde su centro.





El papel de las planchas en la fuerza y estabilidad del core


El core es más que los músculos abdominales; es el centro de gravedad de tu cuerpo y el origen de toda tu fuerza. Un core fuerte es esencial para realizar movimientos complejos, tanto en la vida diaria como en el deporte. Las planchas son uno de los ejercicios más efectivos para construir esta fuerza central.


Cuando haces una plancha, estás activando toda la cadena de músculos del core, lo que mejora tu capacidad para estabilizar tu columna vertebral y pelvis. Esto es vital para mantener una buena postura y para realizar movimientos que involucren levantar, girar o empujar. Con un core fuerte, también estás menos propenso a sufrir lesiones por movimientos bruscos o inestables.


Además, con el paso del tiempo, las planchas pueden ayudar a mejorar tu resistencia muscular. Esto significa que estarás en capacidad de realizar actividades físicas por más tiempo sin fatigarte. Ya sea que estés corriendo un maratón, jugando al fútbol o simplemente llevando a cabo tareas cotidianas, un core fuerte te permitirá hacerlo con mayor eficiencia y menor riesgo de lesión.





Planks y la salud de la espalda: Un beneficio inesperado


Las planchas no solo trabajan los músculos abdominales, sino que también tienen un impacto significativo en la salud de tu espalda. Al fortalecer los músculos del core, estás proporcionando un soporte adicional a tu columna vertebral. Esto puede aliviar la presión en tu espalda baja, que a menudo es causada por un core débil y desequilibrios musculares.


Además, las planchas pueden ayudar a prevenir el dolor de espalda al mejorar la postura. Un core fuerte facilita mantener una alineación correcta de la columna tanto al estar sentado como al estar de pie. Esto es especialmente beneficioso si pasas muchas horas en una oficina o si realizas trabajos que exigen estar mucho tiempo en una misma postura.


Otro aspecto a considerar es que las planchas pueden ser una forma segura de ejercicio para personas con problemas de espalda, ya que no implican los movimientos de flexión y torsión que pueden exacerbar las lesiones. Por supuesto, siempre debes consultar con un profesional de la salud antes de iniciar cualquier nueva rutina de ejercicios, especialmente si tienes condiciones preexistentes.





Planchas y metabolismo: ¿Cómo funcionan?


Las planchas pueden parecer un ejercicio estático, pero su capacidad para acelerar tu metabolismo es dinámica. Al involucrar a tantos grupos musculares al mismo tiempo, las planchas estimulan tu cuerpo para que aumente su consumo de oxígeno, lo que a su vez puede impulsar tu metabolismo.


Un efecto interesante de las planchas es el aumento de la masa muscular magra. Cuanta más masa muscular tengas, más energía requerirá tu cuerpo para mantenerse, incluso en reposo. Este aumento en el consumo de energía puede conducir a un metabolismo más rápido, lo que facilita la quema de calorías y la pérdida de grasa.


Además, al ser un ejercicio que puedes realizar en intervalos de alta intensidad, las planchas pueden ayudarte a experimentar el efecto postcombustión, conocido científicamente como consumo de oxígeno después del ejercicio (EPOC). Esto significa que seguirás quemando calorías a un ritmo elevado incluso después de haber terminado tu sesión de ejercicio.





Cómo incorporar planchas diarias en tu rutina


Incorporar planchas en tu rutina diaria puede ser más fácil de lo que piensas. Comienza por establecer un tiempo específico del día para realizar tus planchas, ya sea por la mañana para activar tu cuerpo o por la noche como parte de tu rutina de enfriamiento.


Puedes comenzar con intervalos cortos, como 20 a 30 segundos, y gradualmente aumentar la duración a medida que tu fuerza y resistencia mejoran. Es importante que prestes atención a tu forma para evitar lesiones y para asegurarte de que estás obteniendo el máximo beneficio de cada plancha.


Otra forma de mantener tu rutina interesante es variar los tipos de planchas que haces. Prueba con planchas laterales, planchas con elevación de piernas, o incluso planchas con movimiento para desafiar a tu cuerpo de nuevas maneras. Lo importante es mantener la consistencia y hacer de las planchas un hábito diario.





Al dedicar solo unos minutos al día a este ejercicio poderoso, puedes revolucionar tu salud y llevar tu condición física a un nivel completamente nuevo. La clave es la consistencia y la técnica adecuada.


Cómo hacer la plancha perfecta


Para obtener los máximos beneficios de las planchas abdominales, es fundamental realizar el ejercicio correctamente. A continuación, te ofrezco algunos consejos para hacer la plancha perfecta:

  1. Asegúrate de que tu cuerpo esté en línea recta desde la cabeza hasta los talones. No permitas que tus caderas se eleven demasiado o se hundan hacia el suelo.

  2. Mantén la cabeza y el cuello en una posición neutral, con la mirada hacia el suelo.

  3. Aprieta los músculos del core y de las nalgas para mantener la estabilidad y la tensión en todo el cuerpo.

  4. Respira de manera controlada y profunda durante el ejercicio, evitando contener la respiración.

  5. Realiza el ejercicio durante el tiempo adecuado para tu nivel de condición física, aumentando gradualmente la duración a medida que te fortalezcas.


Desafíos y variaciones de la plancha para obtener resultados máximos


Para obtener los mejores resultados de las planchas abdominales, es importante desafiar continuamente a tu cuerpo con variaciones y desafíos. A continuación, te presentaré algunas variaciones de la plancha que puedes probar para obtener resultados máximos:


Plancha frontal

La plancha frontal es la versión más conocida y comúnmente practicada de la plancha. Para realizarla, colócate boca abajo apoyándote en los antebrazos y las puntas de los pies. Mantén tu cuerpo en línea recta desde la cabeza hasta los talones, y asegúrate de que tus caderas no estén demasiado altas o bajas. Sostén esta posición durante el tiempo deseado.


Plancha lateral


La plancha lateral trabaja los oblicuos y ayuda a mejorar la fuerza en los músculos laterales del core. Para realizarla, apóyate en un antebrazo y en el lateral del pie en el suelo, con el otro pie apoyado encima. Levanta las caderas del suelo y mantén una línea recta desde la cabeza hasta los talones. Sostén esta posición durante el tiempo deseado y luego cambia de lado.





Plancha con extensión de brazo

Esta variante de la plancha frontal añade un elemento adicional de dificultad al ejercicio. Comienza en posición de plancha frontal y, manteniendo el equilibrio y la estabilidad, extiende un brazo hacia adelante. Sostén la posición durante unos segundos y luego cambia de brazo.


Plancha con elevación de pierna


Comienza en posición de plancha frontal y levanta una pierna hacia arriba, manteniendo la posición durante unos segundos y luego cambiando de pierna. Esta variación trabaja los músculos de la pierna y agrega un elemento adicional de dificultad al ejercicio.


Plancha con bola suiza


Coloca tus pies en una bola suiza mientras realizas una plancha frontal. Este ejercicio desafía aún más la estabilidad del core y mejora la fuerza y el equilibrio.


Plancha con toque de hombro


Comienza en posición de plancha frontal y, manteniendo la estabilidad, toca un hombro con la mano opuesta. Alterna los brazos y continúa tocando los hombros durante el tiempo deseado. Esta variación trabaja los músculos del core, los hombros y los brazos.


Plancha con salto


Comienza en posición de plancha frontal y salta con los pies hacia adelante y hacia atrás. Esta variación agrega un elemento de cardio al ejercicio y trabaja los músculos de la pierna.





Errores comunes al hacer planchas y cómo evitarlos


Aunque las planchas abdominales son un ejercicio efectivo, es común cometer algunos errores durante su realización. Aquí tienes algunos errores comunes y cómo evitarlos:


Hacer la plancha con las caderas demasiado altas o bajas


Cuando las caderas están demasiado altas o bajas, se pierde la alineación adecuada del cuerpo y se reduce la efectividad del ejercicio. Asegúrate de que tu cuerpo esté en línea recta desde la cabeza hasta los talones.


No apretar los músculos del core


Es esencial apretar los músculos del core para obtener los máximos beneficios de la plancha. Si no aprietas los músculos, es posible que no estés trabajando los músculos adecuados y que no obtengas los resultados deseados.


Contener la respiración


Es importante respirar de manera controlada y profunda durante la realización de las planchas abdominales. Contener la respiración puede aumentar la tensión en el cuerpo y reducir la efectividad del ejercicio.








4 תגובות


valenbifa07
valenbifa07
06 באוק׳ 2021

Muy bueno amigo

לייק

Sergio
Sergio
10 בספט׳ 2021

pero dicen que si se hacen a diario los mismo ejercicios puede ser malo

לייק
Mateo Echeverry
Mateo Echeverry
05 באוק׳ 2021
בתשובה לפוסט של

Es esto cierto Vadym?

לייק

AlexBmx Arancibia Santander
AlexBmx Arancibia Santander
08 בספט׳ 2021

Es una gran información, bastante completa. Vuamosss

לייק
bottom of page