Tres Cosas que Matan tu Progreso


Si eres una persona que entrena y te esfuerzas por tener el mejor rendimiento, lo más seguro es que te habrás dado cuenta que hay momentos en los que sientes que tu progreso se estanca, por más que te esfuerces en mejorar tus habilidades de fuerza y resistencia, hay algo que no te deja avanzar, como un gran muro que bloquea tu camino hacia las metas que quieres lograr. Si ese es tu caso, de seguro ese muro tiene por nombre estas una de estas tres razones que te presentaré.


1. FALTA DE ENFOQUE Y DISTRACCIÓN

La número uno de esta lista y una de las más mortales. Distraerte es muy fácil al momento de ir a entrenar, bien sea por tus amigos del parque o del gimnasio que conversan mucho contigo, distraerte usando el teléfono celular, alguna preocupación en tu vida, en fin, una larga cadena de cosas que pueden quitar tu enfoque de lo que realmente importa cuando sales a entrenar, que es lograr un objetivo cumpliendo con la rutina que te has propuesto a realizar.


Por este motivo es de suma importancia distraerte lo menos posible y estar enfocado al 100% en tus entrenamientos. Así que si sientes que tu falta de progreso se debe a este motivo, lo mejor que puedes hacer es realizar tus rutinas en lugares donde no puedas distraerte tan fácilmente. Intenta escuchar música que te motive a entrenar, utiliza audífonos para evitar charlas que te distraigan y siempre ten en tu mente tus objetivos por lograr en cada entrenamiento.

2. FALTA DE DISCIPLINA Y HORARIOS EN TUS ENTRENAMIENTOS

Para poder rendir al máximo y evitar el estancamiento en tus entrenamientos, es de suma importancia asignar horarios en tus semanas para ir a entrenar, y todo esto lo logras con una sola cosa, Disciplina. La disciplina es aquel conjunto de reglas o normas cuyo cumplimiento de manera constante conducen a un cierto resultado.

La mejor manera de volverte disciplinado es estableciendo horarios fijos cada día para tus entrenamientos. Supongamos que entrenas todos los días en horas de la mañana, porque es el único horario que tienes libre para realizar tus entrenamientos, pero resulta que un día decidiste ir a entrenar luego del trabajo, en horas de la noche; lo más seguro es que te sientas muy cansado, con baja energía para poder entrenar. Esto ocurre más que todo no por el cansancio físico de todo el día, sino porque tu cerebro no está acostumbrado a entrenar en este horario, por lo que no vas a poder rendir lo suficiente para lograr tus objetivos.


3. NO TENER UN PLAN DE ENTRENAMIENTO

Esto es algo que de seguro nos pasa a muchos cuando comenzamos a adentrarnos en el mundo del entrenamiento físico, y es no tener un buen plan de entrenamiento o en su defecto no poseer ninguno. Lo que significa que al momento de ir a entrenar, llegamos sin tener en mente lo que queremos lograr, probando cada ejercicio para ver en cuál nos puede ir mejor para ese día.


Esta es una de las causas más grandes de un estancamiento, no tener una meta, no poseer de un plan de entrenamiento que nos permita avanzar a nuestros objetivos deseados.

Es necesario establecerse metas en tus entrenamientos, para poder diseñar las rutinas necesarias que te permitirán lograr esos logros, recuerda que la disciplina es la causa de todo éxito.

CONCLUSIÓN

Cada vez que sientas que no puedes avanzar en algo, independientemente de tus entrenamientos, piensa en estas tres cosas "ENFOQUE, DISCIPLINA, PLAN DE ENTRENAMIENTO" porque es gracias a esto lo que debe el éxito de cada persona.

Y no olvides que,

el mejor guerrero, es el guerrero educado.


Entradas Recientes

Ver todo

SÍGUENOS

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

©2017 All Rights Reserved